22.3.05

Linealmente Dependiente (A veces pasan cosas)

El Segundo Principio¹ de la Termodinámica, la Teoría del Caos, el estudio de la Entropía y las Leyes de Murphy aseguran que es el peor momento y el peor lugar para vivir nuestra vida, y la cosa va a ir a peor (tanto es así que vamos a acabar muertos).
Entrecerrando un poco los ojos, puedo ver el futuro (o un posible futuro) de una forma un poco borrosa (soy miope, si ver de lejos me cuesta un poco, ver el futuro es aún más complicado): veo los sempiternos problemas monetarios (compra del piso, del coche, llegar a fin de mes, comprar caprichos, gastos imprevisibles), laborales (problemas con los jefes, empresa con problemas, sueldos miserables, trabajo desbordante), de pareja (monotonía, pérdida de la magia, incompatibilidades crecientes) y en general, las altas dosis de estrés que todos conocemos o conoceremos a su debido tiempo.
Mucha gente tiene pavor a la dependencia, a necesitar de un alguien para subsistir, o de que un alguien le necesite a él o a ella para salir adelante. En realidad no suelen darse cuenta de que la independencia es una ilusión, que estamos ligados los unos a los otros (unos más que otros), al trabajo, la familia, los amigos... y la pareja. El trabajo lo podemos obviar, vas a estar igual de mal en un empleo que en otro, así que el cambiar del mismo no supone un progreso o un receso importante. La familia te venía dada de fábrica, así que es difícil cambiarla. Los amigos, si son amigos de verdad, siempre van a estar ahí, aunque no estén; si no son amigos de verdad, entonces no tiene sentido contarlos en la categoría de amigos, igual que en "trabajo" no he contado trabajos que no sean de verdad.
Con la pareja es distinto porque, después de la máquina de café del trabajo, es en quien van a recaer todos los malos rollos de tu vida, y sobre ti van a recaer los suyos.
Conviene pues buscar muy bien a quién eliges como compañero de vida (término que acaba de salirme casi por casualidad pero que tiene exactamente las connotaciones que quiero explicar): si lo haces bien, tanto tú como él os podréis considerar una persona y media, pero cuando estéis juntos funcionaréis como una unidad mucho más poderosa que vosotros dos por separado. Con el tiempo y mucho esfuerzo se pueden pulir las diferencias (al fin y al cabo, se madura y se aprende) , pero una máquina mal engrasada o con piezas que no encajen está condenada a estropearse tarde o temprano.
Suele ser tarde, cuando ya tienes una casa, un trabajo, tal vez hijos y un pececito azul llamado Peixet, y tus alternativas son o joderte y continuar como puedas con el macroimperio de responsabilidades que has creado, o dejarlo todo a la torera (con juicios y pensiones y abogados y demás generadores de entropía de por medio) y tratar de comenzar a tener una vida algo así como veinte años después de lo que deberías (eso si tienes suerte y has aprendido la lección y la siguiente vez eliges mejor con quién... con quién... con quién te quieres morir, porque ya no sé si el cuerpo te aguantará los trotes de empezar de nuevo).
Amar conlleva indefectiblemente depender. Quien pretenda separar ambos términos se encontrará, más que con amor, con una convivencia descafeinada con algo de sexo (seguramente también descafeinado) esporádico. La forma correcta de enfocarlo (un saludo a todos los que acaban de pensar "clase base genérica") es precisamente encontrar a la persona que merezca que depositemos en ella nuestra dependencia, porque sepamos que va a responder (y a correspondernos), y cuidar nosotros de estar a la altura de lo que la otra persona esperará de nosotros, de (aquí me gusta más la expresión "to take care of", o el valenciano "pendre cura de") cuidar de que esa dependencia en nosotros es firme y podemos responder (y corresponder).

La gente no suele pensar que se está jugando la vida....



¹ Lo de "Segundo Principio" supongo que podría escribirse más afortunadamente como "Capítulo 2".

2 comentarios:

Arcan dijo...

"Con el tiempo y mucho esfuerzo se pueden pulir las diferencias (al fin y al cabo, se madura y se aprende) , pero una máquina mal engrasada o con piezas que no encajen está condenada a estropearse tarde o temprano."
Por párrafos como ese es por lo que a veces me planteo la homosexualidad (no precisamente contigo, aunque no estaría mal).

"...con una convivencia descafeinada con algo de sexo (seguramente también descafeinado) esporádico."
Para lo que a mí me gusta el café, esa relación se me empieza a plantear apetecible.

Muy bueno el post, le pongo la pegatina estrellada con el número 2, detrás del Dragon Khan.

Mars Attacks dijo...

Siempre que me dicen algo así, no sé si sentirme bien por los halagos o empochecerme porque no sean de una chica ;)

Se agradece, de cualquier forma. Igual algún día los USA nos rocían con gas de ése de hacerse gay y te pillo cerca...