14.3.05

"De pensamiento"

Hace un bonito día de mierda. Todo está gris, como mi estado de ánimo desde hace ya... ¿cuánto? Ni lo recuerdo. Sólo sé que solía ser mucho más risueño, y no estaba tan asqueado de todo.
Silvia ya no está, tendría que dejar de pensar en ella. Incluso en la revisión de examen de la que acabo de salir, no he podido quitármela de la cabeza ni un instante. Ahora camino hacia el otro campus, despacio, tratando de saturar el mundo en escala de grises de alguna forma u otra. Tengo que aprender a vivir sin ella.
Mi estómago ruge. Probablemente el bajón de azúcar de los nervios de la revisión. Total, para qué, probablemente alguien se olvide de que una vez fue humano. Todos tenemos que ser calculadoras humanas, no ha lugar al error.
Entro en la cantina. "Se ha ido para siempre". Me dirijo hacia la expendedora de tíquets para la comida. Hay muchas personas, así que me dirijo directamente a caja. Le pregunto a la camarera con toda mi tristeza condensada en una sola frase si tengo que sacar un tíquet para comprar un donut. Normalmente me mandarían a la mierda, pero tengo que tener una pinta realmente acabada, porque suspira y me da el donut. 60 céntimos de dulzura para un cuerpo más bien agrio. Salgo de allí con una sensación agridulce.
Me cruzo con dos personas conocidas. Curiosamente, los dos profesores y, como ya he dicho antes, los dos personas. Como siempre, todas mis teorías se tambalean y se hacen añicos al chocar contra una realidad repleta de estacas de sal cristalizada. Nada sale bien. El único que tiene razón es Murphy, y sólo si no te conviene que la tenga.
Como con Silvia. Sigue sin estar, pero está todo el tiempo. No sé qué pasó con ella, qué se le cruzaría por la cabeza.
Subo al aula de ordenadores, aún hay tiempo que perder hasta la hora de la clase. Me acerco a un ordenador. La chica de al lado me dice que no funciona. Es un buen diagnóstico. Me siento identificado con el ordenador y decido darle una oportunidad. Se enciende. La chica me dice que es el ratón lo que no va bien. No necesito para nada un ratón, sé mover muy bien los dedos, pero también le doy una oportunidad. Efectivamente, se mueve pero bastante mal. Podría emprenderla a golpes con él, pero seguramente él no tiene la culpa de funcionar tan mal. El uso que se le ha dado, su situación, ha sido la peor posible. Bastante tiene con seguir moviéndose, aunque sea cojeando.
Así que lo muevo con suavidad pero con firmeza, en pequeños saltitos cuando deja de responderme. Es fácil hacerse con él, sólo necesitaba un poco de paciencia que nadie en estos días conserva.
Por la ventana, los cristales de la fachada gris me reflejan el cielo gris, pero puedo ver también a través de ellos las caras grises de las personas que hay detrás.
Detrás... ella ya no está detrás. Vuelvo a decirme que tengo que aprender a estar bien conmigo mismo sin ella.
Veo unos ojos marrones mirándome. Son bonitos. Mientras me levanto para cederle el ordenador e irme a clase, pienso que todavía hay esperanza... allá, en algún momento y en algún lugar.

4 comentarios:

Jaco dijo...

Haces que el pavor que tengo a quedarme solo se convierta en la flor que cada día me siento tentado de arrancar... Será cuestión de graduarse los ojos hasta que podamos graduarnos el corazón.

Fabrizio dijo...

Así que lo muevo con suavidad pero con firmeza, en pequeños saltitos cuando deja de responderme. Es fácil hacerse con él, sólo necesitaba un poco de paciencia que nadie en estos días conserva.

La clave está en ese párrafo ;)

Eru dijo...

Últimamente me dejas sin palabras demasiado a menudo, y cuando no tengo nada que decir suele ser porque me siento inútil para mejorar las cosas.

Aun así, ya sabes donde estamos. Hay páginas del libro de la vida de uno que pesan tanto que hay que pasarlas entre varios.

Mars Attacks dijo...

Me alegro de que os haya gustado. Dani, no te preocupes, es realidad-ficción. Mi vida es mucho más chunga que todo eso, pero seguimos adelante. Como bien dice Jaco, vamos haciendo tiempo para la óptica de los sentimientos.
Fabrizio, tío, no me explotes el relato, deja que cada cual tenga su propio párrafo-clave ;)