13.8.11

12-A gain (Esta mañana me he levantado...)

Una chica fantástica en la otra punta de España. Cinco gatos rondando la casa. Una empresa sobreviviendo, con tres juegos a punto de lanzarse, tres más en la recámara para los próximos meses. El mundo a punto de irse a la porra día sí y día también, calentando motores para un Mad Max.

Los sueños rotos están bien porque puedes construir otros mejores. Igual hay que esperar a acabar de romper el mundo para poder empezarlo de nuevo con mejor letra, con solidaridad, humildad, respeto y cuidado por los demás y por el planeta. Lo ideal sería poder mejorarlo desde ya, pero alguien se inventó un sistema plagado de gente con más control del que debería, e imagino que habrá que arrebatarles las riendas del Universo de sus frías manos muertas...

Por todo lo demás, una apacible, fresquita y tranquila noche de los Sueños Rotos. Feel fine.

24.2.11

Socialmente (no) aceptado 2 (A veces pasan cosas)

Te roban la cartera, y te la devuelven en comisaría. Eso sí, sin un duro de los cien o trescientos que llevabas (que también es mala suerte que justo ese día fueras a comprar los cartuchos de tinta). O llegas al coche y te encuentras el retrovisor descolgado por algún gracioso.

Vas a comisaría con el retrovisor en la mano, o a por esa cartera, con la lejana sensación de que parte de su trabajo consiste en revisar alguna de las ochocientas mil cámaras de vigilancia que "velan por nuestra seguridad", y lo que recibes por respuesta (de ellos y del resto del planeta) es "si no te han hecho nada más, tienes suerte".

Tienes suerte de que no tengas que renovar todo el papeleo (aunque nadie te evita el tener que cancelar tarjetas de crédito y pedir otras nuevas). Tienes suerte de que no te hayan roto de paso la luna delantera, ya que la denuncia del retrovisor sólo te va a servir "por si te cubre el seguro". Que no hay nada que se pueda hacer.

Sales de allí pensando en que si esa pasividad se extendería si, de pasada al lado del coche patrulla, te diera por descolgar tu peso de SU retrovisor, o si fuera SU tarjeta de crédito la que han dejado atrancada en un cajero tras tres intentos infructuosos de sacarles la pasta, además de los billetes que le han levantado.

¿Quizá ahí sí "perdieran" unos minutos revisando la grabación del cajero, que quizá esté para este tipo de cosas? Supongo que, siendo un delito menor, tampoco querrán molestarse en hacer algo que no va a tener consecuencia alguna, pero personalmente preferiría saber quién ha sido el que ahora sabe cómo me llamo, dónde vivo, o a quién volverle a levantar la cartera o romperle el retrovisor porque "no pasa nada". Aunque sólo sea por cambiar de acera si lo veo acercarse.

Así que repetid todos conmigo: Si me roban la cartera y se llevan mi dinero, o si me descuelgan el retrovisor, por mucho que me devuelvan los papeles o no me rompan el parabrisas respectivamente, no tengo que darles las gracias: esos tipos siguen siendo delincuentes.

(Esta entrada también se puede titular "Vila-real, ciudad sin ley").