17.1.06

Infalible

He trazado un plan a largo plazo para conquistarla. Si todo funciona, dentro de 82 años será mía.

8 comentarios:

servidora dijo...

¡Estupendo! A esas alturas ya no se notará la diferencia de edad ;-)

Mars Attacks dijo...

Desde luego, ahí quedará claro que la edad no importa ^_^

servidora dijo...

...eso se lo explicas tú a 123 años de resistir a la ley de la gravedad ;-)

Programming Ape dijo...

¡Andaaaaa! Igualito que mi hipoteca.

Mars Attacks dijo...

123 es un bonito número, los tres primeros primos :) Y un buen concurso. Yyyy más cosas que ya no recuerdo.

Anónimo dijo...

Todo el mundo sabe que la Tierra está separada de los otros astros por una cantidad variable de años luz. Lo que pocos saben (en realidad, solamente yo) es que Margarita está separada de mí por una cantidad considerable de años caracol.
Al principio pensé que se trataba de años tortuga, pero he tenido que abandonar esa unidad de medida demasiado halagadora. Por poco que camine una tortuga, yo hubiera terminado por llegar a Margarita, pero en cambio Osvaldo, mi caracol preferido, no me deja la menor esperanza. Vaya a saber cuando se inici o la marcha que lo fue distanciando imperceptiblemente de mi zapato izquierdo, luego que lo hube orientado con extrema precisión hacia el tumbo que lo llevara a Margarita. Repleto de lechuga fresca, cuidado y atendido amorosamente, su primer avance fue promisorio, y me dije esperanzadamente que antes de que el pino del patio sobrepasara la altura del tejado, los plateados cuernos de Osvaldo entrarían en el campo visual de Margarita pare llevarle mi mensaje simpático; entretanto, desde aquí podía ser feliz imaginando su alegría al verlo llegar, la agitación de sus trenzas y sus brazos.
Tal vez los años luz son todos iguales, pero no los años caracol, y Osvaldo ha cesado de merecer mi confianza. No es que se detenga, pues me ha sido posible verificar por su huella argentada que prosigue su marcha y que mantiene la buena dirección, aunque esto suponga pare el subir y bajar incontables paredes o atravesar íntegramente una f ábrica de fideos. Pero más me cuesta a mí comprobar esa meritoria exactitud, y dos veces he sido arrestado por guardianes enfurecidos a quienes he tenido que decir las peores mentiras puesto que la verdad me hubiera valido una lluvia de trompadas. Lo triste es que Margarita, sentada en su sillón de terciopelo tosa, me espera del otro lado de la ciudad. Si en vez de Osvaldo yo me hubiera servido de los años luz, ya tendríamos nietos; pero cuando se ama largo y dulcemente, cuando se quiere llegar al termino de una paulatina esperanza, es lógico que se elijan los años caracol. Es tan difícil, después de todo, decidir cuales son las ventajas y cuales los inconvenientes de estas opciones.

Julio Cortázar, "Un tal Lucas"

(hablando de infalibles...)

Mars Attacks dijo...

Maestro...

Anónimo dijo...

Viste?. Yo me quiero casar con él...qué posibilidades habrá de reencarnar, y en retroactivo?

(me encantó el blog, por cierto. Seguiré descubriéndolo)