3.3.07

Breves

Caducidad

Durante la celebración de su segundo aniversario, él le comentó que había leído en las revistas que el amor sólo duraba dos años. Ella le replicó que no estaba de acuerdo. Tras una agria discusión, decidieron romper.

Discutir (o Caducidad II)

Ella se quejaba de que siempre le daba la razón, de su pasividad ante las discusiones. Él no estaba de acuerdo y, tras un agrio intercambio de opiniones, decidieron romper.

Aliteración

La primera orden que se nos dio fue "aquí cada cual que cuide su culo". Como escritor que era me resultaron graciosas las cacofonías, que formaban una interesante aliteración del fonema 'k'.

Mediocridad

Nada le dolió más que ese suave beso.

¡Sorpresa!

Todos respondieron con una negativa a la invitación que ella les hizo, para darle luego una sorpresa al acudir a su fiesta. Ella, conmocionada por no poder contar con quienes creía sus amigos, se tiró por el balcón.

Anamantes

Formaron un pequeño grupo de personas que amaban a chicas llamadas Ana.
Entre ellos escribían poesías, canciones, relatos y toda clase de invenciones para ellas, para sus Anas. Como ellos mismos solían decir, estaban Anamorados de sus chicas. Y eran tan tan felices...
"Ana, te quiero", podía observarse pintado por todas las paredes de su "cuartel general". "Ana, te quiero" en forma de grafitis, o en pintura al óleo, o con letras góticas y otros estilos. "Ana, te quiero" era su grito de guerra, y ellas podían estar contentas. No todo el mundo tiene un grupo de fans así. Y ellos eran tan felices...

Reivindicación del sector maligno

Nuestro héroe llegó a la altura del malvado villano. Éste sacó su arma y le apuntó a la cabeza. Mientras sus sesos se esparcían por el suelo, los pisoteó diciendo: "Lo siento, hoy ganan los malos".

Especial

Da lo mismo que le recuerdes cada día lo bonita que es, que estés atento a lo que pueda necesitar en cualquier instante; no importa que sepa que las horas sin ella se te hacen eternamente aburridas. En cuanto el chico que le gusta, ése que está de viaje con sus amigos y que raramente parece hacerle caso, le diga lo guapa que está y que la echa de menos, él será el especial.

Celos

Después de cortar conmigo y conocer a otro, le hice la pregunta de rigor:
—¿Qué es lo que tiene él que no tenga yo?
—Es mucho más celoso.
Ese día decidí que no entendía a las mujeres.

Gilipollas

—¿Te vas a quedar ahí como un gilipollas? —le dijo ella.
—Ahm —gangoseó.

Una oportunidad

Interrumpí sus comentarios amargos sobre lo cerrados e insensibles que fueron los chicos de su vida proponiéndole que lo intentara con alguien tan abierto y sensible como yo. Sin pararse a pensarlo, declinó la propuesta.

Ser una mosquita muerta

Iba a pisarla en un acto reflejo, pero detuve mi pie a tiempo. Esa pobre mosquita, que habría llegado desde alguna fruta de la cocina, sólo paseaba por el suelo del cuarto de baño en busca de algún bichito para sobrevivir. ¿Acaso me haría gracia a mí? Me puse un momento en su piel: Yo no llegaba a medir un milímetro, mientras que el humano que estaba sentado en la taza poniendo un huevo rondaría el metro setenta. Morir aplastado por un individuo unas dos mil veces mayor sin que yo me diera cuenta de qué ocurría, caminando de espaldas a él mientras intentaba cenar algo, no me parecía una manera agradable de terminar mi vida. Además, yo ni siquiera le había hecho nada, más bien había llegado a un acuerdo tácito: "yo no te molesto a ti y tú no me molestas a mí". Así que ¿por qué tendría que pisarme ese individuo? De forma que seguí cenando y dejé al gigante con su faena.

Érase una vez

Érase una vez un tío que también buscaba a su princesa e iba besando sapos. Después de besar uno de ellos, ve cómo se convierte en princesa, pero ésta le dice que sólo lo será durante una hora. Al día siguiente lo mismo, y al otro igual, y al otro igual. Al final, el médico forense que levanta su cadaver apunta envenenamiento por sobredosis de toxinas de la piel del sapo. Fin.

5 comentarios:

Mars Attacks dijo...

Bueno, "no asustarse". Voy a ir colgando las cosillas que he escrito (al menos, las que se dejan leer y están acabadas, aunque no sean demasiado buenas o ni siquiera me gusten) para subsanar un poco el desastre que Telefónica me hizo al joderme la web donde tenía colgados estos relatos.

Iré colgándolos de más breves a más largos -o no-, y hay alguno de unas 60 páginas. Espero recordar para esos poner la opción de "resumen" en el feed, o algún planet-castellonero morirá del susto...

Kramelman dijo...

¡simplemente me han encantado!

Bridget dijo...

Pavas:
Los hombres se quejan de lo tonta que es esa tía que está tan buena, en cuanto tienen la oportunidad, se van con ella.
Belleza:
A los hombres les parecen tontería todos los tratamientos de belleza pero después se mueren por esas tías de pieles tersas, pintadas y retocadas.
Masculinidad:
- Se ha liado con otro, tio. Que zorra, joder.
- Me tiré a otra el otro día. ¿Y tú novia? Bueno, pero ¿estaba buena la otra?

Mars Attacks dijo...

Belleza II:
-Deberían darle un premio a esa mujer.
-¿Por qué? ¿Por su piel tersa, pintada y retocada?
-Sí, por los mejores efectos especiales.

Abraham dijo...

me has echo recordar lo q era aliteración