4.4.05

Sueños (A veces pasan cosas)

Me parece irritante cómo tener un tipo de sueño u otro puede condicionarte el estado de ánimo para el resto del día (o incluso de varios días).
Hoy sueño que hay problemas, que todo va mal, una pesadilla. Me despierto y compruebo que la realidad, en ciertos aspectos, es incluso peor. Me hundo.
Hoy sueño que todo va perfectamente, que las personas que más me importan están genial y, lo que me gusta más, están cerca y tratando de que yo esté también genial. Me despierto y compruebo que la realidad, en todos los aspectos, es mucho peor. Me hundo.
Dan ganas de conseguir de alguna forma quedarse a vivir en esos sueños en los que todo va bien. Mucha gente pensará que los sueños no son reales, no estás viviendo la vida real. Sin embargo, para mí, desde el momento en que pueden hacerte sufrir, pueden hacerte llorar, pueden hacerte tener miedo, pueden hacerte sonreír y pueden hacerte gozar y estar feliz, pierde ese calificativo de "irreal". Esos sentimientos son de verdad. Tal vez los estés teniendo de forma ajena al mundo que se desenvuelve a tu alrededor mientras estás despierto, pero influyen en él lo mismo que él influye en esos sueños.
Así pues, ¿qué tendría de malo, digamos, quedarse en un estado permanente de sueño, con el cuerpo conectado a máquinas que le suministraran el alimento correspondiente? Seguramente duraría mucho menos que una persona "normal", pero hoy en día se confunde mucho el vivir más con vivir mejor. ¿Acaso se puede vivir mejor un año triste que diez minutos en los brazos de la persona a quien quieres? ¿Acaso es vida lo que estamos "acostumbrados" a vivir día tras día?
Esto suena mucho a Matrix.
No sé, tal vez no se pueda ser feliz algún día sin haber sido infeliz en otros tiempos, igual que para que haya día hace falta que exista la noche. Tal vez merezca la pena pasarlo mal.
Pero también tal vez no, y quizás lo mejor de nuestra vida esté pasando en los sueños que subestimamos y olvidamos.
El tiempo lo dirá. A veces, sólo a veces, la realidad puede ser mejor que los sueños.
De todas formas, me parece irritante cómo tener un tipo de sueño u otro puede condicionarte el estado de ánimo para el resto del día (o incluso de varios días).

2 comentarios:

William dijo...

Acabo de tener uno de esos sueños condicionantes (sí, me he levantado a las 5 de la tarde) y además monotemáticos. Llevo una temporada viviendo en dos mundos, el de los sueños y el "real". Muchos días me despierto con ganas de volver al mundo de los sueños y muchas noches me voy a la cama ansioso por saber que me deparará esa noche.
Otras veces es al contrario.
He oído, en un programa de Redes, que la función de los sueños es proporcionarnos experiencia de vida, prepararnos para situaciones que no hemos vivido. Desde entonces suelo reflexionar sobre mis sueños un rato, ya sea en la cama o en el autobus de camino a la universidad.

Mars Attacks dijo...

Algo así había leído yo también: entrenamiento para saber cómo reaccionar a situaciones inesperadas, expresión de sentimientos o presiones internas, combinaciones de lo que hemos recibido del exterior, todo eso agitado, pero no mezclado.
En fin... como le contestó Lisa a Bart al decirle que volviera de una de sus ensoñaciones: "¿Para qué, si allí soy feliz?".