30.7.05

Flor de jazmín (Esta mañana me he levantado...)

Hay bastante que contar, y no todo bueno. Supongo que se me olvidarán muchas cosas de las que he venido pensando, y es una lástima, porque todo merecía estar aquí.
Acabo de llegar, y mi perra se ha alegrado muchísimo de verme. Ahora mismo está tumbada en el suelo a mis pies. Es bonito importarle a "alguien" tanto.
Diez minutos antes, bajaba del tren al llegar al pueblo, y he cogido una flor de un jazmín que hace esquina en una calle cercana a la estación. En realidad, me he sentido mal por arrancarla. Podría haber cogido alguna del suelo, sin necesidad de dañar a la planta. Me he consolado pensando que de todas formas se iba a caer, y que sólo le he adelantado el momento, pero el motivo egoísta de que su perfume me acompañara de camino a casa me ha seguido remordiendo.
Durante el trayecto en tren, he venido leyendo "Crónicas Marcianas", de Ray Bradbury. Aún no lo he terminado, pero me está haciendo pensar, y mucho, acerca de cómo somos los humanos, lo poco que cambia la especie, o cómo siento mi propio planeta. Un buen libro que espero terminar pronto.
No tenía por qué haber cogido ese tren. No todos los días te lleva al tren uno de tus ídolos musicales, que resulta ser más fascinante al natural de lo que conocías de él por otros medios. Tampoco todos los días te cuelas en la Campus Party para saludar a algunos conocidos que estaban allí, y con quienes te habría gustado pasar más tiempo, o te cuentan que han ido sin ordenador para tomarse un descanso de ellos. Algo tan incongruente que sólo se me ocurre que alguna vez tengo que probarlo. Podría haberme quedado con ellos, con esa gente y con cinco mil quinientas personas más, pero mi perra estaba esperando sola en casa, y había quedado con mis padres que me encargaría de ella, que no era necesario que se la llevaran de viaje.
También sé que es una excusa, porque podría haber llamado a algún familiar con llave para que le pusiera más agua y jugara con ella un rato, y yo no habría tenido que volver para pasar la noche completamente solo.
Cuando pasas una tarde con personas excepcionales, tu vida cambia. Cambia tu percepción de las cosas, te da rabia que gente a la que consideras genial vaya a pasarse la vida en la sombra, sin destacar, porque nuestro mundo más cercano está configurado de una forma muy extraña. Algunos se destrozarán la vida de las formas más tontas, mientras que otros ineptos triunfarán sin tener más mérito que estar por error en el lugar apropiado, en el momento oportuno.
Pero lo pasas bien con ellos, algunos te hacen favores que no te esperabas, o te sientes con ellos mejor de lo que te pudieras sentir con gente con la que llevas casi toda la vida viviendo. Quizá conocerlos más sería fastidiarla, y sea mejor que todo sea tan esporádico.
Cuando he salido de casa esta mañana, sentía que iba a ser un día especial; ya comenzaba cambiando a última hora de planes, decidiendo tomar el tren en lugar de ir en coche, aún a sabiendas de que eso suponía ceñirme a un horario que no sabía si iba a poder cumplir, y que iba a llevarme bastante estresado todo el día. Sabía que cuando volviera, me sentiría algo triste, que dejaría atrás algunas cosas, que evolucionaría un pasito más.

La flor de jazmín se marchita. Sé que saldrán flores nuevas, pero no tendría que haberla arrancado. Agradezco a la planta que su castigo a mi acto haya sido perfumar mis manos y hacerme pensar que tal vez nuestra especie no debería haber existido nunca, y que me gustaría ser una simple flor de jazmín.

3 comentarios:

Mars Attacks dijo...

Gracias por el día de hoy a mi perra, a la chica con los pantalones tan bajos que dejaba entrever el comienzo de su vello púbico, a Alicia, Pablo, Basauri, David, Tyrell, Zaelsius, Chewrafa, Ager, Raven, Lae, Iker, Pep, Mesh, Ballo, "McHoney", Ernesto, el colgao ése de la estación, y Agustín Jiménez.
Lo siento, Agustín, yo no quería enviarte al colgao, pero no había forma de que dejara de acosar a Pep...

También lo siento por Juan y Julio, a quienes no he podido saludar por las prisas. Y también sé que kake estaba por allí, me habría pasado a verla.

Siento que he desaprovechado una oportunidad única.

El Autito dijo...

Un saludo a la Flor de tus sueños.
Tienes alma de poeta :)

Mars Attacks dijo...

Gracias, cuando la compré ya estaba así.

Un saludo para las mujeres monas de lima (también conocidas como "limonadas").