1.11.08

De película (A veces pasan cosas)

Si dijera que el mundo del cine es una cuna de ilusiones, estaría siendo más obvio que de costumbre. La gente ve cine para evadirse hacia un mundo donde "pasan cosas chulas", y fuera de ahí se monta sus propias películas sobre asuntos de lo más cotidiano. ¿Por qué somos tan propensos a imaginar cosas que sabemos que seguramente no van a suceder?

Pongamos que en la vida real tienes un viaje previsto, con un colega. Por algún motivo se descuelga la compañía, y decides invitar a una chica que te gusta pero con la que apenas has hablado (y a quien probablemente le parecerás un acosador en el mejor de los casos). Aunque sepas a priori que te va a mandar a hacer gárgaras, no puedes evitar pensar en que, al final y en el último minuto, llegará corriendo tras el autobús justo cuando se pone en marcha, gritando llorosa "No te marches sin mí, Joe".

Pensándolo bien, si no funciona no pierdes nada, pero... ¿y si funciona? Ése sería un gran comienzo para una historia.

Algo así debió pensar el tipet que modificó el videojuego "Chrono Trigger" para pedirle matrimonio a su novia, añadiéndole un nivel nuevo en el que relataba la historia de su relación. Nota mental...

2 comentarios:

servidora dijo...

Puede ser aún peor :-)
Imagina crear películas con final triste.

(Perdón por seguir con el toque videojuéguico :-D)

One Minute Alone dijo...

Uala pos ojalá alguien modificara el final de un juego por mi, lo encuentro súper romántico :)